Desventajas de las redes sociales para una empresa

El descomunal cambio que ha supuesto Internet y la aparición de las redes sociales ha abierto muchas oportunidades para las empresas, pero ha generado a la vez riesgos que no siempre son evidentes. A día de hoy, casi todas las empresas están presentes en redes sociales, cuentas en Twitter, Facebook o Youtube. Vamos a ver a qué se exponen con su presencia online.

El más evidente de los riesgos es el que puede dañar a la reputación de la empresa. La persona encargada de gestionar las cuentas en redes sociales debe ser un experto en comunicación ya que un perfil online es accesible a millones de potenciales clientes. Un desliz de cualquier tipo, una broma de mal gusto, un comentario que pueda ser ofensivo se difunde y replica a una velocidad pasmosa. El riesgo para la empresa es ofender a un colectivo con fuerte influencia que pueda llegar a boicotear a la empresa.

También en el plano comunicativo, la presencia en redes sociales acerca a los clientes y las empresas. En cierto modo, obliga a las empresas a estar mucho más pendientes de los mensajes que reciben de sus “ciber-amigos”. Emplear una cuenta de Facebook o de Twitter para reclamaciones tiene el doble riesgo de hacer visibles esas reclamaciones a otros usuarios y de exigir a la empresa respuestas lo más rápidas y ajustadas, al igual que si fieses a borrar reseñas de Google.

Existen también riesgos en cuanto a la privacidad, tanto de los empleados como de los contactos que una empresa realice en redes sociales. Los perfiles de redes sociales son una fuente importante de información, en ocasiones privada. Las empresas deben estar atentas a no traspasar los límites que establece la Ley Orgánica de Protección de Datos al recabar información de los perfiles online y por supuesto no difundirla sin permiso expreso del titular de esa información. Los empleados deben además saber que las empresas intentan obtener información sobre ellos a través de las redes sociales, con lo que harían bien en pensar qué cuelgan en sus perfiles si la empresa puede acceder a ellos.

Otro de los riesgos, el cual viene ya respaldado por informes al respecto es el de la penetración de software malicioso a través de los perfiles de redes sociales. Pandasecurity, la empresa creadora del famoso antivirus, presentó datos sobre la incidencia de ciberataques a pequeñas y medianas empresas a través de un informe en 2011. Según el mismo, un tercio de las pymes analizadas en el documento habían sido objeto de ataques de software malicioso y algunos de estos ataques supusieron incluso pérdidas económicas para la empresa.

Un ataque informático a una empresa puede buscar obtener información propia de la empresa, alterar los sistemas de comunicación y así generarle dificultades en su actividad o robar su propiedad intelectual. Es por ello necesario que los empleados, sobre todo aquellos que estén más expuestos en su puesto trabajo a las redes sociales, tengan ciertos conocimientos en materia de seguridad digital para prevenir las intrusiones.

Las redes sociales son un campo muy nuevo que aún está por explotar en todo su potencial, pero su utilización por parte de las empresas implica exponerse a determinados riesgos que no son siempre controlables. Para ello es fundamental que la compañía que pretenda utilizar las redes sociales sea consciente de los problemas que pueden entrañar y que, sobre esa base, desarrolle tanto su estrategia online como una política de redes sociales para sus empleados.